Idioma : Español

Monasterios y Conventos

La Fundación Amplexus pretende de esta forma, apoyar la actividad propia de los monasterios y conventos, mediante la compra constante y continuada de dulces artesanales de todos aquellos monasterios y conventos que deseen participar del proyecto. Con los artículos adquiridos por la Fundación se hacen “cestas variadas” de dulces que se distribuyen periódicamente a los colaboradores de esta iniciativa.

www.monasteriosyconventos.com


Los monasterios y conventos de España constituyen un rico patrimonio histórico, artístico y cultural, siendo testimonio de su propia historia religiosa y de la historia político-social que se ha desarrollado en España desde antes de la Edad Media.

El 50% de todos los conventos de clausura del mundo se encuentran en España. En ellos existe una tradición milenaria de elaboración de dulces artesanales cuya calidad es indiscutible, pero cuya distribución es limitada.


Actualmente son más de 100 monasterios y conventos los que forman parte de la iniciativa y con ellos una amplísima variedad de dulces que están al alcance de todos mediante la venta online, a través de la web o también mediante venta telefónica llamando al 902 10 55 22.
Los ingresos generados por esta actividad se destinan íntegramente a los monasterios participantes, asegurándoles unos recursos que solucionen sus necesidades cotidianas. Además, los propios colaboradores de Monasterios y Conventos, junto con el Comité Asesor, tienen la oportunidad de proponer y decidir qué fines y proyectos concretos se convierten en receptores de ayudas directas, a partir de los recursos generados gracias a su colaboración.

 

 




La diferencia entre lo que hacemos y somos capaces de hacer, resolvería la mayoría de los problemas del mundo.

Por : Mohandas Gandhi

 

El arte es el placer de un espíritu que penetra en la naturaleza y descubre que también ésta tiene alma.

Por : Auguste Rodin

La esencia de la vida espiritual está formada por nuestros sentimientos y nuestras actitudes hacia los demás.

Por : Dalai Lama